Cómo limpiar el baño

Te contamos cómo limpiar el cuarto de baño y eliminar las manchas más frecuentes de manera fácil y con productos naturales. Deja impolutos los sanitarios como el WC, bidé, lavabo, bañera y plato de ducha, así como grifería, azulejos y espejos.

baño
Foto por Kassandra Bay Resort (CC-BY) de Flickr

Limpiar el WC

Una limpieza regular del inodoro evitará que se acumulen las manchas y se vuelvan difíciles de quitar.

  1. Espolvorea bicarbonato sódico dentro de la taza de váter.
  2. Llena un pulverizador con vinagre y rocía con él el interior. Aplícalo sobre todo el bicarbonato para que se forme espuma al reaccionar.
  3. Deja actuar durante unos minutos.
  4. Usa la escobilla del váter para frotar las paredes interiores y seguidamente tira de la cadena para que se vayan todos los residuos.
  5. Vuelve a repetir el proceso si ha quedado alguna mancha.
  6. Para limpiar el inodoro por fuera, moja un estropajo salva-uñas en vinagre blanco y frota todas las partes exteriores.
  7. Con una bayeta enjuaga y retira cualquier resto de vinagre y suciedad.

Si prefieres usar lejía* para limpiar el interior del inodoro, te contamos un truco para hacerlo de forma fácil y rápida:

  1. Mezcla 1 parte de lejía por cada 10 de agua en un recipiente con pulverizador.
  2. Rocíalo sobre el interior del inodoro y deja que actúe durante la noche.
  3. Por la mañana tira de la cadena y listo.

*Ten en cuenta que la lejía puede dejar manchas de decoloración en tejidos y otros materiales.

Limpiar el lavabo y el bidé

No dejes que tu lavabo o bidé cerámico pierda el brillo debido a la suciedad, los restos de jabón y las marcas de agua.

  1. Espolvorea bicarbonato sódico sobre la superficie del sanitario.
  2. Seguidamente pulveriza con vinagre blanco para que forme espuma al reaccionar.
  3. Deja que actúe durante unos minutos antes de frotar con un estropajo salva-uñas.
  4. Aclara con abundante agua caliente y una bayeta hasta que no queden restos de bicarbonato.

Truco para limpiar la grifería

  1. Corta un limón por la mitad y frota con él la superficie de la grifería.
  2. Aclara con agua caliente.

Aquí te contamos como quitar el moho de la silicona

Limpiar el plato de ducha y la bañera

El mejor momento para limpiar las bañeras y platos de ducha es justo después de usarlos, ya que el vapor ayuda a que la suciedad se desprenda de la superficie.

  1. En un recipiente mezcla 5 cucharadas de bicarbonato, 8 cucharadas de lavavajillas y 10 cucharadas de agua. Mezcla bien y añade 2 cucharaditas de vinagre blanco.
  2. Moja un estropajo salva-uñas en la solución y frota toda la superficie cerámica y las paredes.
  3. Aclara con agua caliente hasta que no queden restos de la mezcla.
  4. Si las juntas han quedado sucias, haz una mezcla a base de bicarbonato y lejía a partes iguales. Aplícala con ayuda de un cepillo de dientes viejo.
  5. Vuelve a aclarar con agua caliente.

Para  limpiar las mamparas de baño entra en este post

Para limpiar las cortinas de ducha entra en este otro post

Limpiar los azulejos del baño

El brillo de los azulejos del baño desaparece rápidamente con la acumulación de agua dura, jabón y polvo. Sigue estos pasos para dejarlos relucientes:

  1. Elimina cualquier resto de polvo y suciedad con ayuda de una mopa.
  2. Llena un pulverizador con agua caliente y un chorrito de lavavajillas.
  3. Rocía los azulejos con la mezcla y frótalos con un estropajo suave. Utiliza un cepillo de dientes viejo para llegar a las ranuras de las juntas.
  4. Retira todo resto de jabón con una bayeta y agua limpia.
  5. Seca la superficie de los azulejos y las juntas con una toalla vieja.

Limpiar los espejos

Los espejos del baño son objeto de numerosas manchas, como pasta de dientes y restos de cosméticos.

  1. Retira los restos de polvo y suciedad con un paño húmedo.
  2. En una botella con pulverizador, mezcla 150ml de vinagre blanco en ½ litro de agua.
  3. Rocía el espejo con la solución y frota la superficie con papel de periódico arrugado, hasta que se haya secado completamente.

 

Siempre es aconsejable hacer una prueba de decoloración en una zona escondida, del tejido o superficie, para descartar cualquier efecto adverso. Si la mancha a tratar se encuentra en un objeto con valor o que no se puede lavar, recomendamos llevarlo a un profesional de la limpieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.