Cómo quitar manchas de sangre

Si te has manchado con sangre no desesperes, este tipo de mancha es bastante fácil de quitar si se actúa de inmediato. Sin embargo, si se seca puede costar un poco más y quizás tengas que probar varias alternativas.

 

Foto por Mate Maschalko (CC-BY) de Flickr
Foto por Mate Maschalko (CC-BY) de Flickr

Lo más importante a tener en cuenta para quitar estas manchas efectivamente es no usar agua caliente, ya que las fijaría.

Quitar manchas de sangre de la ropa

La mejor manera de eliminar la sangre de cualquier tipo de prenda es:

  1. Mete la prenda en un barreño con agua fría.
  2. Aplica jabón en polvo o detergente sobre la mancha y frota la zona.
  3. Deja la prenda en remojo durante un tiempo y finalmente enjuágala.
  4. Deja que se seque para comprobar que se ha eliminado completamente.
  5. Lava la prenda con normalidad.

Otra solución es hacer una pasta con agua y sal y frotar el área manchada. O bien, aplicar agua oxigenada varias veces sobre la mancha. También se puede utilizar amoniaco diluido en agua, siempre que la prenda no sea de lana o seda.

Quitar manchas de sangre de la alfombra

Para las manchas húmedas el procedimiento sería el siguiente:

  1. Absorbe todo el líquido que no se haya introducido en el tejido con papel de cocina.
  2. Moja la zona con agua fría y dale golpecitos con un trapo hasta eliminar toda la sangre posible.
  3. Repite la operación con agua y detergente, hasta que la mancha haya desaparecido.
  4. Enjuaga la zona con agua y sécala primero con un trapo limpio y luego con un secador de pelo para eliminar todo resto de humedad

En caso de las manchas secas, el método cambia:

  1. Haz una solución a base de una parte de vinagre por cada dos partes de agua.
  2. Rocía la mancha con esta mezcla, haciendo previamente una prueba en un lugar no visible.
  3. Dale golpecitos hasta que la mancha haya desaparecido.
  4. Enjuaga con agua y dale golpecitos con un trapo limpio hasta que se haya secado.

Otros métodos para quitar estas manchas son con una mezcla de bicarbonato y agua, con sal gruesa (si está húmeda) o con agua oxigenada*, directamente sobre la mancha.

*En caso de utilizar agua oxigenada hay que tener cuidado porque puede decolorar, por lo que hay que aclarar inmediatamente varias veces después de aplicarlo.

Quitar manchas de sangre del colchón

La mejor solución para este tipo de manchas es utilizar un protector de colchón, pero si el daño ya está hecho, puedes probar este truco:

  1. Haz una mezcla de agua fría con un chorrito de detergente.
  2. Humedece un paño en ala solución y dale golpecitos a la mancha.
  3. Repite esta operación hasta que la mancha haya desaparecido por completo.
  4. Enjuaga con otro trapo mojado en agua.
  5. Seca toda la humedad que puedas, dándole golpecitos con un trapo limpio y seco.
  6. Deja que se seque por completo al aire, antes de cubrir con la ropa de cama.

Si el procedimiento anterior no ha funcionado, puedes aplicar una pasta de sal y agua sobre la mancha y seguidamente frotar la zona con un cepillo de dientes.

En caso de manchas difíciles puedes utilizar agua oxigenada, bicarbonato con agua o (siempre que tu colchón no sea de lana) amoniaco con agua.

Quitar manchas de sangre de paredes y suelos

En caso de manchas difíciles en el suelo o la pared, y siempre que el material lo permita, lo más efectivo es utilizar lejía diluida en agua. Moja la superficie y frota la mancha con un cepillo de cerdas duras.

También puedes probar utilizando ingredientes menos agresivos como amoniaco con agua sal con agua.

Quitar manchas de sangre de la madera

Para quitar sangre de distintos tipos de madera, muebles, tablas de cocina o utensilios, se recomienda humedecer la zona con agua oxigenada y frotar la mancha hasta que desaparezca del todo.

Dependiendo del estado de la madera, podrás utilizar también productos de limpieza para el hogar o quitamanchas.

Quitar manchas de sangre del cuero

Si quieres quitar sangre de un sillón, silla o zapato de cuero, prueba este truco:

  1. Haz una mezcla de jabón y agua fría y aplica un poco sobre la mancha con un trapo limpio.
  2. Frota suavemente hasta que se forme espuma y veas que la mancha va desapareciendo.
  3. Seca el cuerpo con un paño y, si es necesario, repite los pasos anteriores varias veces.

Si no has conseguido quitar la mancha, puedes usar agua oxigenada, pero ten cuidado, porque puede decolorar el cuero.

 

Siempre es aconsejable hacer una prueba de decoloración en una zona escondida, del tejido o superficie, para descartar cualquier efecto adverso. Si la mancha a tratar se encuentra en un objeto con valor o que no se puede lavar, recomendamos llevarlo a un profesional de la limpieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.