Cómo limpiar las mamparas de baño

Las mamparas de la ducha son un elemento funcional y a la vez  muy decorativo. Pero a menudo salen esas bien conocidas manchas blanquecinas que le dan un aspecto tan sucio, que parece que no la hemos limpiado en años. Te contamos cómo limpiar las manchas de jabón y cal de la mampara de baño, y los mejores trucos para quitar las manchas de moho.

Foto por Sitka Projects LLC (CC-BY) de Flickr
Foto por Sitka Projects LLC (CC-BY) de Flickr

Limpiar manchas de jabón y cal de las mamparas de ducha

Las salpicaduras de jabón, junto con los restos de cal, son las manchas más comunes que nos podemos encontrar en la mampara de la ducha. Este tipo de manchas no salen con un simple limpiador de baños, por lo que habrá que atacarlas con otros métodos.

Para limpiar manchas recientes:

  1. En un barreño, haz una mezcla de vinagre blanco y agua, a partes iguales.
  2. Moja una esponja en la mezcla y frota las manchas de la mampara hasta que desaparezcan. La superficie tiene que estar constantemente húmeda.
  3. Aclara con agua y secar con un trapo limpio para darle un acabado brillante.

Para quitar manchas antiguas e incrustadas en la mampara de baño:

  1. Calienta un poco de vinagre blanco en un cazo y luego mételo en un bote con pulverizador.
  2. Pulveriza la mampara con el vinagre y déjalo actuar durante una hora.
  3. Frota las manchas con un cepillo de dientes suave y repasar el resto de la mampara con una esponja.
  4. Cuando no queden manchas, aclárala con agua limpia y seca con un trapo.

Quitar manchas de moho de la mampara de la ducha.

Debido al calor y al ambiente húmedo y cerrado de los baños, las mamparas, y sobre todo sus juntas, también son muy propensas a la aparición de manchas de moho.

  1. Haz una pasta con bicarbonato sódico y agua.
  2. Aplícalo sobre las manchas y deja que actúe durante una hora.
  3. Frota con un cepillo de dientes hasta que las manchas desaparezcan.
  4. Aclara con abundante agua y sácale brillo con un trapo.

Si la pasta de bicarbonato no da resultado, prueba este otro método:

  1. Humedece bien las manchas con lejía. Te puedes ayudar con una esponja.
  2. Deja actuar durante varias horas y seguidamente frota con un cepillo de dientes suave.
  3. Repite el proceso hasta que las manchas desaparezcan.
  4. Aclara con agua hasta que no quede rastro de lejía.
  5. Con un trapo, seca y dale brillo a la mampara.

 

Siempre es aconsejable hacer una prueba de decoloración en una zona escondida, del tejido o superficie, para descartar cualquier efecto adverso. Si la mancha a tratar se encuentra en un objeto con valor o que no se puede lavar, recomendamos llevarlo a un profesional de la limpieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.